Cómo buscar y elegir una furgo

Diseño sin título

En este post vamos a explicar cómo fue nuestro proceso de búsqueda y captura del Bamush. De antemano te decimos que si tienes la pastaza para comprarte una Marco Polo o una California, este post no es para tí. Vete a un concesionario y ya está, llévatela nuevecita y a punto para usarse y disfrútala a tope y si quieres nos lo cuentas en los comentarios, pero con la información que damos aquí no te vamos a descubrir nada útil. ¡Qué suerte la tuya! 😉

Sin embargo, si estás como estuvimos nosotros, es decir, con la pasta más o menos justa, en vista a buscar algo de segunda mano pero que le quede vida por delante, sin arruinarte, y además estás lo suficientemente inspirado como para currante la camperización tú misma, entonces sigue leyendo…

 

Nosotros buscamos por internet y de ello vamos a hablar mayoritariamente, porque no tenemos contactos interesantes fuera de la red, pero si es tu caso, muévelos también: el típico colega que trabaja en un concesionario o en un taller te puede echar un cable solo estando atento por si entra algo que pueda interesarte. Aquel vecino que tenía una furgo y me suena que dicen que se comenta que la vendía… Pues esos casos. Lo cierto es que al final, todo acaba en internet (particulares, concesionarios, nuevos, segunda mano, km 0 etc), pero antes de lanzarte a mirar anuncios hazte las siguientes preguntas, respondelas y cíñete a las respuestas para filtrar tu búsqueda:

 

-¿Cuánto puedo gastarme en la furgo?

Lo primero que nosotros hicimos fue fijar un presupuesto. Consideramos importantísimo hacerlo un poco a la baja. Ten en cuenta que el precio de una furgo siempre va a ser más de lo que se marca en un anuncio, ya que seguramente tengas que correr con los gastos de la transacción, que rondan los 250 euros. No es mucho más cuando te vas a gastar unos miles de pavos, pero tenlo en cuenta y te ahorrarás sustos. Si realmente calculamos que nos podemos gastar, por ejemplo, 10.000 euros en una furgo, pondremos nuestro presupuesto en 9.000. No te preocupes, tu subconsciente cuenta con esos mil euros extra, pero si te obligas a buscar por 9.000 muy probablemente te vas a ahorrar pasta y si aparece la furgo de tus sueños por 10.000 tampoco tendrás que decirle que no.

 

-¿La quiero ya camperizada o prefiero prepararla yo? Si voy a camperizarla, ¿Cuánto me puedo gastar en la camperización y para cuándo necesito tenerla preparada?

A la hora de fijar tu presupuesto, hazlo calculando la furgo preparada, con su camperización incluída. Si la vas a hacer tú, incluye el gasto de materiales en el presupuesto y ajusta el precio que te puedes gastar en la furgo a lo que te vas a gastar en ponerla guapa. También puedes valorar el comprar una furgo más cara e ir camperizando poco a poco, gastando esa parte de forma progresiva. Sea como sea, es importante que lo tengas en cuenta. Por nuestra experiencia actual creemos que con unos 1.000 euros se puede conseguir una camperización básica bastante decente. En otro post te lo calcularemos más pormenorizadamente.

 

-¿Con cuántos kilómetros como máximo la compraría? ¿Con cuántos años?

Lo deseable en cuanto a kilómetros depende de muchísimos factores. Si quieres una furgo medio barata vas a tener que transigir con que tenga kilómetros y años. Tampoco es lo mismo un montón de kilómetros hechos en viajes, con marchas largas mayoritariamente, donde el motor sufre menos, que el mismo kilometraje alto hecho en ciudad, donde los motores se revientan antes. por ello es importante saber para qué se ha utilizado antes la furgo: ¿ha sido de reparto o vehículo industrial y tiene más de 250.000 kilómetros? Pues corres el riesgo de que esté realmente cascada. ¿Se ha usado para viajes largos y tiene 200.000? Pues puede quedarle mucha vida por delante y ser una buena oportunidad si te la dan a buen precio. ¿Tiene menos de 100.000 kilómetros? Probablemente estará estupenda, pero se subirá de precio. También fíjate en los años que tiene porque un vehículo que ha hecho 100.000 kilómetros en cinco años se ha usado a saco, pero otro que los ha hecho en 15, apenas se ha movido.

Nosotros nos pusimos el tope en torno a los 200.000 kilómetros y diez años. Y eso si, siempre diesel.

 

-Tres modelos que me gustan

El modelo determina varias cosas, pero tres importantísimas: el coste de venta, la calidad de la furgo, y el precio del mantenimiento.

A nosotros nos encanta la Mercedes Vito y vimos varias que incluso se ajustaban a nuestros parámetros de búsqueda. Por diversas razones finalmente no nos interesaron pero fue interesante hacer la reflexión sobre el mantenimiento: una pieza de Mercedes vale mucho más que una de Renault o de Nissan. Por supuesto la calidad de una furgo mercedes se da por sentada, lo cual no quiere decir que no haya furgos Renault, Opel o Nissan de muy buena calidad y que se adapten a bolsillos más modestos, como los nuestros, ofreciéndonos todo lo que necesitamos para nuestra aventura camper. Valora estos factores y establece tus prioridades: precio frente a calidad, mantenimiento económico frente a calidad y marca… Tú decides.

Céntrate en tres modelos o te volverás loco, aunque será inevitable pasar los ojos por encima de alguno más pero trata de focalizarte en las tres furgos que más te gustan. Documéntate sobre ellas y, muy importante, infórmate sobre sus posibilidades de camperización. Esto es fácil: pones en Google el nombre de tu modelo + camper o camperizada y en la opción imágenes te saldrán un montón de fotos donde podrás hacerte una idea de qué posibilidades tiene cada modelo.

 

-¿De qué tamaño?

Pues cada tamaño tiene sus ventajas. Nosotros nos decantamos por el tamaño medio con nuestra Traffic. Nos da margen para montar bastante tinglado a la hora de camperizar, incluso sin desmontar los asientos traseros, y a la vez nos afrece la comodidad del aparcamiento sencillo y la discreción. Hemos visto minicampers muy interesantes como la de los chicos de Verde Por Dentro, que te cuentan mucho mejor que nosotros las ventajas de este tipo de furgos. Las furgos enormes dan un espacio genial, en algunos modelos puedes incluso ponerte de pie, que es un lujazo, pero claro, es más chungo aparcarlas en las ciudades, consumen más… En fin, al igual que en los otros puntos, la decisión es solo tuya porque nadie como tú sabe qué necesitas 😉

 

-¿Estoy dispuesta a desplazarme a por ella?

Si no es así, no mires furgos fuera de tu área o corres el riesgo de enamorarte de algo que te caiga lejos y tengas que desplazarte a verla, probarla y si fnalmente la compras, a llevártela. ¿Que no te importa? Pues abre tu horizonte de búsqueda. Ten cuidado con los anuncios demasiado atractivos tipo: furgo tirada de precio, de buena marca, preciosa en fotos, pocos kilómetros… en Holanda, te la llevamos a casa y blablabla. Nunca compres nada que no hayas visto. Es de cajón, pero hay anuncios que pueden ponerte los dientes muy largos. A nosotros nos ha pasado, aunque no hemos seguido adelante por desconfianza y la verdad, creemos que hicimos bien.

 

Una vez que hayas afinado tu furgo perfecta en tu cabecita con estas preguntas. toca ponerse a buscar. Nosotros nos rallamos con un sinfín de páginas web. Llegaba un momento que no sabías ni cuál habías mirado ya, además algunos modelos salían en varios sitios y al final te volvías un poco majara. De esta experiencia hemos sacado varias impresiones sobre diferentes sitios on line de venta de furgos y te recomendamos que mires SOLO los siguientes:

 

Milanuncios. com

Vibbo (antes era Segundamano.com)

Surfmarket.org (esta tiene menos actualización, pero la mayoría de las furgos ya son camperizadas)

Tablónde anuncios.es

Tusanuncios.com

 

En estas web encuentras anuncios de todo tipo: particulares, comerciales, concesionarios, centros de vehículos de ocasión. Nosotros vimos varias furgos y nos decantamos por una que vendía un particular. Siempre van a tener mejor precio, obviamente, porque los comerciales lo hinchan con sus comisiones, como intermediarios que son. Aunque no elegimos la nuestra por este motivo sino porque nos gustó la furgo, si que nos pasó algo significativo: vimos una furgo del mismo modelo que la nuestra, Renaul Traffic, y características similares, en un centro de vehículos de ocasión, costaba 3.000 euros más de lo que pagamos por la nuestra a un particular, que solo supuso los 250 euros más de la gestión sobre el precio indicado, que era de 4.300 euros. Las ventajas de los centros especializados es que los vehículos te los dan muy limpios y han pasado pruebas mecánicas, pero a un particular se le pueden pedir estar pruebas y si el vehículo no tiene problema él tampoco te lo pondrá. Si te lo pone, huye. Si te lo vende un particular probablemente vas a tener que currarte una limpieza como en tu vida, pero si te ahorras una buena cantidad, puede compensarte con creces. Para nosotros, fue así.

 

Según este proceso, nosotros encontramos nuestro Bamush en tres semanas. Nos obstante, buscamos sin prisa, que también es muy importante. No hay que precipitarse ni dejarse llevar por la emoción. Hay que ver los vehículos, probarlos, consultarlo con la almohada y ver muchos para saber distinguir cuál es “el tuyo”. Sin prisa, que al final llega, y seguro que antes de lo que esperamos.

 

Suerte con tu búsqueda 🙂

Tres en Furgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *