¿Cómo me saco la Tarjeta Sanitaria Europea?

Algunos de nuestros (2)

Si estás pensando salir a Europa este verano, no te la juegues. Esta información te interesa, vayas como vayas: con tu furgo o en avión. A l país vecino o atravesando siete. Si te vas por varias semanas a explorar nuestro viejo continente, y eres usuario de la seguridad social española, esta información es para tí. No corras riesgos.

 

Especialmente si vas con niños.

Los afiliados a la Seguridad Social Española tenemos la posibilidad de solicitar gratuitamente una tarjeta que extiende los servicios sanitarios de nuestro país a la mayoría de los países de la Comunidad Europea, concretamente a:

 

Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría Irlanda, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumania, Suecia y Suiza.

 

Vamos, que te da para un buen furgoneteo sin tener que preocuparte de los pequeños inconvenientes médicos que pudieran surgir.

 

La Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) tiene una validez de dos años y con ella, los diferentes sistemas sanitarios europeos (que no siempre son públicos, ni si quiera la mayoría de veces) derivarán los gastos sanitarios que pudiésemos hacer en un país a nuestra seguridad social, vamos, que le pasan la factura a nuestro sistema sanitario.

Pues bien, que para eso lo pagamos.

 

Obtener la TSE es muy fácil y muy rápido, pero a nosotros nos han surgido un par de dificultades que, bien previstas, no añaden demasiada dificultad al asunto. Te las contamos para que tú te las ahorres.

 

Lo primero que tenemos que tener claro son nuestros datos de la Seguridad Social, porque nos los van a pedir por cualquier vía que realicemos la solicitud:

Nuestro nombre y nuestro NIF (obvio)

-Nuestro número de afiliación a la Seguridad Social. Lo puedes encontrar en tu nómina si la tienes, o en tu tarjeta sanitaria (indicado como SS: )

-Nuestra dirección. Y aquí ha venido nuestro quebradero de cabeza. Esta dirección tiene que coincidir con la que tienen registrada en la tesorería de la Seguridad Social. Esto quiere decir que si nos hemos mudado, incluso si nos hemos empadronado en otro sitio y creemos que esa es nuestra dirección oficial a todos los efectos, podemos estar equivocados porque en Tesorería de Seguridad Social solo cambian tu dirección si tú, presencialmente vas a una de sus delegaciones y la cambias.

Para que os hagáis una idea, Alba tenía la dirección de su residencia de estudiantes, ya que se dio de alta en primero de carrera por primera vez para hacer un  trabajo chorra de estudiante.

Pues después de probar la solicitud por internet con todas las casas en las que ha vivido, finalmente llamó por teléfono y le confirmaron que ninguna era la correcta. Y entonces llegó la iluminación y acertamos: era aquella residencia de estudiantes olvidada de la vida ¬¬

 

La información sobre los datos que tienen acerca de vuestra dirección, o sobre cualquier duda referente a la TSE, la podéis confirmar en este teléfono:

901166565

Si tu dirección está mal y además no tienes DNI Electrónico, viene la mala noticia: hay que ir presencialmente a la oficina de tesorería más cercana. Si tienes DNI-E puedes arreglarlo online.

 

Ojo: lo más recomendable es hacer estos trámites de forma presencial. En los teléfonos de SS se hacen los interesantes con tus datos y no sueltan prenda (lo cual está bien) por lo que encargarse del caso propio es mucho más ágil que hacer el trámite a alguien, cosa que con autorización firmada, puede hacerse.

 

Bien.

 

Ya tenemos los datos al día, la Tesorería de la Seguridad Social sabe dónde vivimos y tal.

Tenemos dichos datos a mano.

Pues ahora, lo más sencillo es pedirla por internet. Si quieres solicitar tu tarjeta haz click a continuación y sigue los pasos que te indicamos después

 

QUIERO MI TARJETA SANITARIA EUROPEA

-Ve hacia abajo en la página de TSE, después de leer las especificaciones de este servicio. Abajo tienes una caja con varias opciones de solicitud.

-Nosotros hemos utilizado la opción “sin certificado”. Te pedirán los datos que te explicamos al inicio de este post. Los confirmarás y ejecutarás la solicitud.

-Si todo está correcto, en un plazo no superior a 10 días tienes en casa tu tarjeta por correo.

-Si hay algún problema, te avisan por email de fallos o errores de formulario.

 

Es un trámite cómodo y rápido si tienes los datos correctos y a mano.

 

Otra opción es pedir cita previa en el Centro de Atención e Información de la Seguridad Social (CAISS) que te pille más cerca. La verdad es que para nosotros todo lo que tiene que ver con burocracia presencial en este país nos hace echarnos a temblar, pero por experiencia previa podemos decir que es un trámite relativamente sencillo. Te mandan la tarjeta en pocos días. Aun así, seguimos prefiriendo la gestión online.

 

De las dos maneras, puedes pedir tarjeta para tu beneficiario, el pequeño viajero también irá cubierto con su propia tarjeta.

 

Pues hasta aquí nuestra explicación de una gestión que sería bueno comenzar a mover ya, de cara a que no nos pille el toro en veranito con la furgo a punto y sin nuestra cobertura sanitaria.

Todo lo demás es salir a Europa a disfrutar de los kilómetros sin preocupaciones sanitarias. Sabiendo que, lo más probable, es que nunca necesitemos esa tarjeta porque todo va a salir bien, pero con la tranquilidad de saber que ahí está. Un “por si acaso” que no ocupa mucho espacio en nuestras casas rodantes 😉

 

 

Y ahora, contadnos…

¿Habéis utilizado alguna vez la Tarjeta Sanitaria Europea?

¿Qué os pareció el trámite de expedición?

…Nos leemos 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *