Cómo aislamos nuestra furgoneta

destacadaaisl

El aislamiento térmico y acustico de una furgo es el primer paso en el camino al lograr un lugar habitable y confortable dentro de la cabina de un vehículo. Si hay un paso previo es planificar cómo querremos que sea nuestra camperización, pero como todo tiene que ir sobre una furgo ya aislada, tampoco es que este paso tenga que ir necesariamente antes que el aislamiento, pero es bueno ir teniéndolo claro porque en aislar no se tarda demasiado y luego hay que seguir.

 

En el proceso de aislamiento hemos pasado por dos etapas con un milagro navideño de por medio.

 

En la primera etapa, planteamos hacer nuestro aislamiento totalmente casero y DIY, porque somos así de inspirados y porque no podemos dejarnos una fortuna pero lo dicho, de ninguna manera vamos a renunciar al aislamiento porque queremos viajar sin pensar en la estación y de esta forma nos quitamos frío en invierno y calor en verano. La idea de aislamiento casero la sacamos de los chicos de Verde por Dentro, que dos furgos camperizadas con sus propias manitas y muy chulas y compartieron este truco: en lugar de comprar aislamientos profesionales, que valen una pasta, emplearon parasoles térmicos de los que se usan para proteger la luna del coche de toda la vida, los plateados. Pegaron estos aislantes a la chapa directamente con pegamento de contacto y sobre ellos pegaron una capa de esterillas deportivas.

Nos gustó este sistema y habríamos seguido con él, pero sucedió nuestro milagro navideño. De estas cosas que no sabes ni porque pasan.

 

A ver si va a tener razón Herman Zapp y todo se pone a favor cuando persigues tus sueños… 😉

 

El caso es, que cierto día empezó nuestra etapa “profesional” en el proceso de aislamiento cuando, aparcando el coche en el garaje de su padre, Jorge se encontró con ni más ni menos que tres rollos enormes de aislante industrial, de obra. En ese momento no habíamos aislado demasiado, solo la rueda (que es un auténtico radiador de frío) y el hueco de las ventanas traseras (que no hay). No habíamos echado más que unas horas y apareció aquello, como caído del cielo y de la forma más casual. Resulta que eran de un familiar que se dedicaba a la construcción. Le llamamos para pedirle que nos vendiera un solo rollo y nos dice que cojamos los tres y hagamos con ello lo que queramos, y no solo eso, que hay en algún lugar del garaje cinco rollos de cinta adhesiva aislante, que nos los regala también. Si a vosotros no os caen del cielo pero os inclinais por los materiales profesionales, los podéis encontrar en almacenes de construcción. Nosotros no dábamos crédito.

 

rollo
Música celestial para nuestro Bamush

 

Todavía estamos pensando cómo sucedió aquello en ese momento, y que regalo le haremos al primo 😉

Ahí empezó el trabajo relajado, sin medir cantidades: ¡¡teníamos de sobra!! Así que hicimos un aislamiento como para dormir en Invernalia o en Mordor.

 

Paso a paso:

 

-Aislamos (re-aislamos) ruedas y ventanas cerradas

 

IMG-20161231-WA0001
Así estaban tras el inicial aislamiento casero

 

-Quitamos los embellecedores plásticos de los laterales y aislamos con planchas de tres capas de aislante el hueco que queda ahí dentro. Los embellecedores se desecharán porque vamos a revestir con madera, tras la cual pondremos otra capa de aislante.

La parte inferior de este lateral había sido aislada en la etapa pro, la ventana en la etapa casera y aún no había sido reforzada.
En esta parte aún se apreciaban las dos etapas: la ventana forrado a lo casero y el hueco de abajo a lo pro

-Aislamos el techo con tres planchas de aislante que quedan debajo del techo aterciopelado que suelen llevar como acabado y que se puede desmontar y poner de nuevo, como hicimos. El resultado es que el techo se ve tal y como estaba.

desmonte
La chapa del techo irradia un calor que te cagas, y el embellecedor aterciopelado es hueco y no lleva nada aislante. No fiarse de los acabados.
techo
La cinta que pega el material aislante es plateada, muy ligera y fina, pero pega mucho. Jubilamos el pegamento de contacto.

 

-Cuando revistamos con madera todo tendrá otra pinta mucho más acojedora, de momento quedó así. El suelo, en nuestro caso llevaba una capa de goma negra bastante gruesa y que aislar, aisla, pero le hemos añadido un suelo de madera porque queremos ese acabado y porque contribuye aún más al aislamiento, además de que nos parece más higiénico.

 

IMG-20170107-WA0004

 

En definitiva, que nuestro Bamush está listo para enfrentarse a la climatología, aunque por si acaso completaremos nuestra batalla contra el frío con equipamientos externos, que todo ayuda y no hay que confiarse.

 

Seguimos trabajando en nuestro mini hogar… El siguiente paso será el revestimiento en madera. Pronto en un nuevo post.

 

Tres en Furgo

16 thoughts on “Cómo aislamos nuestra furgoneta”

  1. My brother recommended I might like this web site. He was totally right. This post actually made my day. You cann’t imagine just how much time I had spent for this info! Thanks!

  2. Thanks for some other informative site. Where else may I am getting that kind of information written in such a perfect manner? I have a challenge that I’m just now running on, and I’ve been on the look out for such information.

  3. I have been surfing online greater than three hours nowadays, but I by no means discovered any fascinating article like yours. It is beautiful value enough for me. In my view, if all webmasters and bloggers made good content material as you probably did, the net will be much more useful than ever before.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *