Bienvenidxs al proyecto Tres en Furgo

3furgo

2017 tiene que ser nuestro año viajero.

 

Así lo decidimos hace algunos meses cuando, terminando el anterior, hicimos balance de lo poco que nos habíamos movido en 2016. Claro, -nos dijeron- ahora tenéis una niña pequeña y vuestra vida tiene que ser más tranquila, más casera, más… ¿Más coñazo? Nos preguntábamos mientras dábamos vueltas, sin hacer mucho caso del personal, sobre qué faltaba en nuestra vida para poder conciliar nuestras ansias viajeras con nuestra condición de padres.

Según la teoría de la navaja de Ockham, la respuesta más sencilla suele ser la acertada, y en este caso, así fue. No nos faltaba nada para poder ponernos en marcha. Nos habíamos acomodado vilmente, casi nos habíamos tragado esos cuentos tópicos sobre crianza tradicional y niños que necesitan rutinas, horarios y quietud.

Antes de nacer Uve lo hablábamos mucho: no vamos a acomodarnos, vamos a seguir con nuestros viajes y escapadas, vamos a ser nosotros mismos. Luego hablamos de darnos unos meses de descanso: tres que se convirtieron en seis, seis que terminaron en 10, un año que se nos fue a año y medio… Nuestro viaje era movernos del pueblo de nuestros padres, a Madrid, y viceversa. Llegó un momento en que esto nos afectaba ya como pareja. Estábamos cansados, necesitábamos aires nuevos, paisajes diferentes, menos visitas familiares y más aventura.

 

Y se aproximaba nuestra boda.

 

Y no teníamos viaje de novios porque la crianza con apego tiene muchas ventajas, pero un “problemilla”, y es que corres el riesgo de generar cierta dependencia de papás a bebé y claro, no nos veíamos ni de coña yéndonos al culo del mundo sin Uve. Y como el carácter de nuestra peque es, cuanto menos, intenso, tampoco contemplábamos la posibilidad de encerrarla demasiadas horas en un avión… La ecuación empezaba a complicarse un poco y dábamos vueltas y vueltas. No queríamos quedarnos sin viaje de novios, pero necesitábamos algo adaptable a nuestra condición familiar.

No era la primera vez que me dejaba caer lo mucho que había soñado en mi -primera- juventud con recorrer Europa en furgoneta. Nunca había perdido esa ilusión pero claro, la vida “real” demasiadas veces les va comiendo terreno a los sueños. Un día lo dejé caer a mi futuro marido y padre de mi niña…

 

¿Por qué no, en lugar de un solo viaje, invertimos en una herramienta viajera y nos compramos una furgo?

 

Lo dije sin mucha esperanza de que se aceptara la moción, incluso pensaba que Jorge me miraría raro en plan “¿Te has tomado tu medicación hoy?”.

 

Pues dijo que sí. Un sí rápido y rotundo.

 

Él, que quería irse a Tailandia y que aceptó mi neura de madre apegada, ahora me decía que sí a una ida de olla más, lejana a cualquier tipo de convencionalismo esperable. Está claro que si nos vamos a casar, es por algo. Debemos tener el mismo desorden mental…

 

El caso es que fue dicho y hecho. Ni tres semanas de búsqueda y encontramos el Bamush, nuestra Renault Traffic. Un nuevo proyecto que nos llena de energía y que nos ha ayudado a conectar de nuevo entre nosotros y ha devuelto el buen rollo a nuestro día a día.

 

Desde que la furgo llegó a nuestras vidas nos ha cambiado la cara. Y eso que aún no la hemos estrenado. Estamos preparando su camperización para inaugurarla en febrero, tras nuestra boda, y a partir de ahí, no habrá puente que se nos resista ni fin de que se nos escape, hasta llegar a nuestro mes de vacaciones, cuando tiraremos hacia Europa a dar el garbeo tanto tiempo fantaseado. El primero de todos los que vengan.

Solo con preparar la furgo nos hemos sacudido el aburrimiento de encima pero como nos va la marcha y aún nos quedaba entre curro, crianza y furgo algún que otro hueco para respirar, pues decidimos abrir este blog, un espacio donde compartir nuestra nueva etapa como familia furgonetera, porque son tantas las ganas y la ilusión que estamos poniendo que sería una pena que se quedase sólo entre nosotros.

Desde aquí, esperamos poder servir de ayuda a otras personas también amantes de este estilo tan particular de viajar, que también viajen con bebés y niños, que también aprendan sobre la marcha y con cada kilómetro recorrido.

 

Esta es parte de nuestra historia antes de la furgo y algo nos dice que habrá un después muy interesante.

¿Te quedas a verlo? 😉

Alba, Jorge y Uve

Tres en Furgo

6 thoughts on “Bienvenidxs al proyecto Tres en Furgo”

  1. Hola Alba y tu familia!

    Soy Ran como Leona quien conocías en las clases del Master en la UCM 🙂

    En primer lugar, ¡Enhorabuena ! por tu boda, tu felicidad, la peque y vuestro sueño de viaje!

    Estoy muy de acuerdo lo que has escrito en tu blog, todo, ya soy madre que no hace mucho pero bien entendido la ilusión de un viaje familiar, claro que no, no puede irnos sin los peques porque no, y punto, jaja.

    Mi marido y yo también teniamos el mismo plan como vuestro pero por los problemitas, no hemos conseguido el tiempo ni el furgo pero creo que vamos a insistir y cumplir el sueño cuando nuestra pequeña sea un poco grande!

    Y tu blog nos sirve totalmente! muchas gracias por compartir las experiencias y los sentimientos!

    ¡Qué paseis muy bien y disfruteis mucho!

    BESOS

    Ran

    1. Hola, Leona!!!

      Qué ilusión leerte por aquí!! Y qué bueno que compartamos tantas cosas en este punto de la vida. Enhorabuena para tí también por la bonita familia que tienes. Podéis estar seguros de que vuestro sueño furgonetero llegará, no lo perdáis de vista. Aquí estaremos para ayudaros en todo lo que necesitéis.

      Un abrazo!!

      1. He llegado tarde para responderte! Ya la tenemos!!! La pillamos hace un par de meses y este viernes vamos a Mundaka!!! Sigo leyendo vuestros artículos con mi marido por aquí , van life con los bebes( y con los perritos claro! ) no es nada imposible , estamos disfrutando los cinco! Mucha suerte ! Besos!

  2. Bienvenidos a este mundo del que una vez que se entra ya no se sale 😊.

    Ser padres te cambia la vida pues el centro de tu mundo pasa a ser otro pero sólo elimina de tu vida aquello que tu aceptas que desaparezca.

    Como padres de dos y viajeros sólo puedo deciros que la decisión más acertada es aquella que te genera ilusión y por tanto no puede estar equivocada.

    Adelante con la furgo, la mejor experiencia para nuestros hijos es cada viaje que compartimos.

    Nos vemos en la carretera!!

    1. Gracias, Silvia!!! Por tu visita, tus comentario y sobre todo, por tu ejemplo.

      Qué bueno ver que hay muchos más ejemplos de viajeros con peques que no renunciamos y no nos conformamos a lo que se supone que debemos hacer una vez nos convertimos en papás. Nos ha gustado mucho vuestro blog.

      Os seguimos!!!

      🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *